Google+

Insomnio (II)

Comienza esta sesión.

Segunda entrega de esta guía de soluciones naturales para controlar los problemas del sueño.

La idea es que cuando experimentes alteraciones en el sueño, puedas recurrir a la utilización de alguna de estas soluciones que te ayudarán a superarlas.

Utiliza una o dos de ellas, las que te parezcan que más te van a ayudar; en días sucesivos, si no te han funcionado, cámbialas hasta que encuentres las que realmente te causen efecto

EJERCICIO FÍSICO: Entre las personas que tienen trabajos sedentarios en los que el esfuerzo básicamente es mental, es más frecuente el insomnio que entre aquellas en cuyo trabajo predomina el esfuerzo físico.

Esto nos indica que la mente cansada no es suficiente, el cansancio físico es necesario para obtener un descanso de calidad. Incluso a veces, el exceso de cansancio mental no nos deja conciliar el sueño con eficacia.

Un mínimo de actividad física diaria, por tanto, nos aportará la actividad física y el oxigeno necesario para relajarse y dormir mejor. Entre 20 y 40 minutos es lo mínimo que debemos hacer diariamente para cansar a nuestro cuerpo. El ejercicio puede ser aeróbico, es decir, ejercicio de baja intensidad y larga duración, que consuma oxigeno en abundancia, tipo nadar, bicicleta, caminar, ó anaeróbico, aquel que consume energía que proviene de fuentes inmediatas, que no necesitan ser oxigenadas, tipo pesas, carreras de velocidad etc.,o sea, ejercicios que requieren mucho esfuerzo en poco tiempo.

Particularmente recomiendo el ejercicio aeróbico, ya que tonifica mejor el cuerpo y oxigena mucho mas eficientemente nuestro organismo.

El ejercicio debemos hacerlo durante el día, que es cuando nuestros ciclos nictemerales físicos están activos, sino es posible, hay que realizarlos como mínimo una hora antes de ir a dormir.

MANTENER UN HORARIO: El cuerpo humano agradece la rutina. Tanto para los bebés como para los adultos, cierta rutina en nuestros actos diarios es necesaria.

Al mantener un horario estable al levantarnos, al comer y al acostarnos, nuestro cuerpo aprenderá cuando y como debe comportarse en esos momentos del día.

DORMIR BOCA ARRIBA: La postura a la hora de dormir puede ser mas importante de lo que pensamos.

Lo ideal sería dormir boca arriba, ya que de esta forma favorecemos el descanso de todos los órganos del cuerpo Si por alguna causa, esto no es posible, la siguiente mejor postura es sobre el lado derecho, de esta forma evitaremos que los pulmones, el estómago y el hígado hagan presión sobre el corazón.

Hay que evitar y corregir la postura de boca abajo, ya que en esta, todos los órganos internos están presionados. Esta postura dificulta una respiración profunda y provoca dolores de cuello y espalda.

LEVANTARSE: Si no puedes conciliar el sueño, levántate de la cama. Muchos insomnes suelen pasar horas y horas despiertos en la cama, dando vueltas; cuanto más tiempo pasa, más nerviosos se ponen, siendo mucho mas difícil conciliar e sueño.

Si pasados 30 minutos no puedes conciliar el sueño, levántate y ocupa tu mente en otra cosa relajante. Lee un libro, toma una infusión sedante, escucha música que te tranquilice…

La actividad que elijas estará enfocada a conseguir el sueño, no vale por tanto ponerse a trabajar o a hacer ejercicios.

Una vez que consigas estar relajad@, vuelve a la cama para dormir.

LEVÁNTATE TEMPRANO: Si has pasado una mala noche sin pegar ojo, lo normal es que no tengas ninguna gana de levantarte por la mañana, sin embargo, quedarte durmiendo hasta tarde es lo peor que puedes hacer para luchar contra el insomnio.

Tienes que luchar contra el cansancio y levantarte a la misma hora de todos los días, recuerda la rutina. Piensa que estás enseñando y ayudando a tu organismo a luchar contra el insomnio.

En ningún caso debes dormir la siesta, tienes que mantenerte activo todo el día para poder llegar a la noche con el cansancio suficiente para lograr dormir. Acuéstate a una hora razonable.

LA CAMA ES PARA DORMIR: Y para disfrutar con tu pareja, pero no para otras actividades.

Ya te he comentado en otras ocasiones que es un error tener televisión en el dormitorio, pero si lo tienes, míralo desde una silla o un sillón.

Tanto tu mente como tu cuerpo, necesitan relacionar tu cama con el sueño, así que debes encontrar otro sitio para ver la tele, jugar con los niños, trabajar, navegar por internet con el portátil…

CUENTA OVEJAS: Es un antiguo remedio para combatir el insomnio, aunque en la actualidad no es tan efectivo como antaño, dado que no somos capaces de concentrarnos en ellas lo suficiente.

Para nosotros es preferible visualizar cualquier cosa que nos resulte relajante. Un campo, una playa desierta, un bosque. Visualiza cada detalle del sitio, profundiza en todos los puntos, sumérgete en la visualización, los olores, el ruido del viento, las olas… y si no funciona, prueba a contar unas cuantas ovejas.

INVESTIGA OTRAS TÉCNICAS DE RELAJACIÓN.

MEDITACIÓN: Te animo a que busques técnicas para conseguir un buen grado de relajación mediante la meditación.

Fin de esta sesión.

Buenas noches.

6 comentarios:

bahhia dijo...

La verdad es que yo tengo la suerte de no padecer insomnio.

Un abrazo!

Juan dijo...

Eso es muy buena señal:
señal de que estás saludable.
señal de que no tienes mala conciencia.
señal de que te sientes segura y protegida mientras duermes...

Pero si tienes alguna mala noche, ya sabes!
Un abrazo.

Abejitas dijo...

Muy buenos consejos, tengo la manía de dormir boca abajo, intento corregirlo pero a veces no puedo de otra forma.

Besitos de miel

ALMALU dijo...

hola juan:

en ocaciones he sufrido de insomnio, y son excelentes los pasos que das, pues efectivamente el insomnio y se va y duermo muy bien.

gracias por la informacion y me encanta tu blog.
saludos

Juan dijo...

Abejitas, gracias; en cuanto a dormir boca abajo no es muy buena costumbre, pero es mucho peor no poder conciliar el sueño, asi que poco a poco.
Un beso.

Almalu, muchas gracias, esto me da muchos animos.
Un beso.

Anónimo dijo...

Muy buen post, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Entradas recientes