Google+

Pensamientos: Cuestión de formato

Comienza esta sesión:

En la actualidad, me hallo inmerso en el estudio del Mentalismo. Considero que una parte importante de la curación reside en la calidad de nuestros pensamientos.

El Mentalismo es la ciencia que estudia a la mente como fuerza creadora. Su gran máxima es que el hombre es la resultante de su pensamiento.

No te quiero aburrir con detalles del estudio, pero si que deseo transmitirte algo que considero de importancia:

Hay varios tipos de pensamiento que debemos conocer y reconocer cuando los tenemos. A todos nos asaltan de vez en cuando, y es de vital importancia el tenerlos catalogados para decidir que hacer con ellos cuando los detectamos.

PENSAMIENTOS GROSEROS:
Son pensamientos de una baja mentalidad, cristalizan en hábitos de sensualidad y de embriaguez y llevan al ser humano a la ruina física y moral, a la degeneración y la muerte.

PENSAMIENTOS DE TEMOR:
Son de  inquietud, de indecisión y de duda, cristalizan en hábitos de debilidad, de injusticia y de egoísmo, y conducen al fracaso y a la esclavitud.

PENSAMIENTOS CREADOS POR EL ODIO:
Por la ira y la venganza, cristalizan en hábitos de acusación, delación y violencia y convierten al ser humano en difamador y algunas veces en asesino.

En cambio, LOS BUENOS PENSAMIENTOS, hijos de una mente serena, cristalizan en hábitos de bondad, de amabilidad y de simpatía y el ser que los mantiene genera a su alrededor alegría y bienestar. 

PENSAMIENTOS  DE VALOR:
De confianza en uno mismo, cristalizan en hábitos de entereza y convicción y dan al ser humano una visión justa de la realidad, le hacen triunfar en la vida y el éxito; es más feliz en cuanto emprende.

PENSAMIENTOS PUROS:
Cristalizan en hábitos de temperancia y dominio de uno mismo y traen paz y tranquilidad al hogar.

Todos estos pensamientos forman parte de nuestra vida, entran continuamente en nuestra mente, inducidos por agentes externos o creados por nosotros mismos, son inherentes al ser humano y todos nos ocupan parte de nuestra existencia. Pero de nosotros depende ponerles coto para que no cristalicen en conductas poco deseables. 

Creo personalmente que el actual modelo social en el que nos movemos no es particularmente beneficioso para nuestro desarrollo como humanos, así es que debemos de auto controlar nosotros mismos a nuestros pensamientos más negativos.

Nuestro espíritu, la fuerza interior, está continuamente expulsando su propia fuerza y del mismo modo, recibiendo del exterior algunas de las cualidades producidas por esa fuerza. Es como una batería eléctrica, a la vez que proyecta al exterior la energía generada, son renovados en ella los elementos productores de la misma (se auto recarga).

Al hacer un uso positivo de nuestra fuerza, al hablar, al escribir, al movernos..., somos pilas de cualidad POSITIVA. Cuando no hacemos uso de esa fuerza somos pilas de cualidad NEGATIVA.

Cuando estamos en esta última condición, recibimos del exterior fuerzas o elementos, los cuales, según su clase o cualidad pueden causarnos un daño temporal o permanente. Estamos expuestos.

Siempre que tengamos que entrar en tratos o negocios con el mundo hay que ponerse en situación POSITIVA. Siempre que dejemos de tomar participación activa en los negocios con el mundo, hay que colocarse en posición NEGATIVA, ya que luchar constantemente, aunque sea en forma mental nos fatigaría en exceso e inútilmente.

Según todo esto, el secreto de la "eterna juventud", de la juventud del cuerpo y la mente, la juventud del espíritu, consiste en saber voluntariamente alcanzar esa condición mental en la que la mente se coloca en estado POSITIVO cuando ha de rechazar toda clase de pensamientos "bajos", "groseros" o de maldad; y en estado NEGATIVO o RECEPTIVO para las corrientes mentales superiores y constructivas.

También nos conviene muy especialmente sentirnos siempre llenos de valor, no juzgar nada imposible, no odiar a nadie, no sentir desprecio, amar al prójimo..., pero no prodigar la propia simpatía (ya que se convertiría en debilidad), sino muy sabia y mesuradamente.

Fin de esta sesión.


3 comentarios:

Gise =) dijo...

Esto deberiamos recordarlo cuando nos hacen una trastada y tenemos ganas de cobrarnoñas, el ojo por ojo vamos, que no siempre es lo mejro que podemos hacer o mejor dicho en general es lo peor que podemos hacer...
Besito!!!

bahhia dijo...

Me apunto a tus recomendaciones. Intento pensar en positivo.

Nunca pensé que pudiera sentir odio y rencor. Son sentimientos, que hacen más daño a quién los siente que hacia quienes se siente. Afortunadamente, los superé!

Un abrazo positivo :-))))

Juan dijo...

Gise:) eso es una gran verdad!, hay que intentar luchar contra esas bajezas.
Un beso.

bahhia, gracias y enhorabuena por superarlos, no es facil.
beso.

Entradas recientes