Google+

La Gran Invocación.

 

Invocar significa pedir ayuda mediante una suplica vehemente, y una invocación es el conjunto de palabras con las que se invoca.

Los cristianos invocamos a nuestro Dios con unas fórmulas aprendidas que según nuestra tradición nos fueron transmitidas por los apóstoles.

El mismo Jesús de Nazaret, enseñó el Padrenuestro a sus discípulos para mostrarles el modo correcto de orar.

El contexto en el que Jesús expone el Padrenuestro es el del reproche hacia aquellos, tanto judíos como gentiles, que han convertido la oración, como la limosna, en un hábito meramente externo (Mt 6:5-8). Jesús recomienda orar en secreto y con sencillez, y les ofrece el Padrenuestro como ejemplo de oración sencilla para dirigirse al Padre.

Durante toda la Era de Piscis, esta ha sido la mas importante oración para la cristiandad.

El Padrenuestro es considerado la oración cristiana común por excelencia por las confesiones mayoritarias: para el Catecismo de la Iglesia Católica es el resumen de la doctrina cristiana, el modelo de oración cristiana de acuerdo a los protestantes y la oración más perfecta según los ortodoxos.

Estamos en estos momentos entrando en una nueva era, la Era de Acuario. Y también en esta ocasión disponemos de un Mantram (palabras de poder), para comunicarnos directamente con nuestra deidad.

La Gran Invocación fue inspirada como un mensaje de aliento y de renovada Fe en el Bien Supremo y como Garantía del Triunfo de la Bondad y de la Justicia sobre la maldad y el desorden.

Se dio a la humanidad en 1945 después de acabar la Segunda Guerra Mundial.

En esta Invocación se tienen en cuenta tres absolutos factores o cualidades psicológicas : LUZ (inteligencia), AMOR (sentimiento) y PODER (voluntad).

Y tres grandes Centros: LA HUMANIDAD (la raza de los hombres), LA JERARQUIA (Centro Planetario de Amor a Cristo) y SHAMBALÁ (Centro donde la Voluntad de Dios es conocida).

Su finalidad es “Restablecer el Plan de Dios en la Tierra”.

Restablecer nos da la idea de una Humanidad anterior a la nuestra en la que el Orden Divino y la confraternidad humano-dévica estaban plenamente integrados. Aquella humanidad se fue disolviendo, fue desapareciendo absorbida por las exigencias del Plan; y el Espíritu, poco a poco despojado de sus envolturas mas etéricas, fue adquiriendo ropajes de carne o materia cada vez mas densa.

Su belleza reside en su sencillez. Encontramos en ella una serie de Verdades Esenciales que el ser humano comprende de manera innata.

1) Existencia de una Inteligencia Básica (Dios)

2) El Amor es el motivador del Universo.

3) El Amor vino a la tierra. (Cristo)

4) El Amor y la Inteligencia son producto de la Voluntad de Dios.

5) Hay un Plan Divino, y solo puede desarrollarse a través de la Humanidad.

La Gran Invocación pertenece a toda la Humanidad y no es propiedad de ningún grupo o individuo en especial.

Empleándola o estimulando a otros para que la reciten no se favorece a ningún grupo ni organización.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha sorprendido agradablemente este comentario, por que no me lo esperaba aqui y por que tiene cosas que no sabía. Yo la digo todos los dias.
Enhorabuena.
Nina.

Daniel Barrantes dijo...

Genial que difunden La Gran Invocación. Solo agregar que tarjetas gratuitas con el texto de la misma se pueden solicitar aquí: http://www.gidgi-argentina.org/pedidos-lgi.htm

Abrazos fraternos, Daniel

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

No lo conocía, Juan! La Gran Invocación... Qué bueno este mundo virtual que se convierte en una manera de hacer el bien y de aprendizaje constante.
Un fuerte abrazo y gracias por compartir :)

LAura
http://www.elviajedelatortugablanca.blogspot.com

Muñekita CaT dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besos

Catherine

Entradas recientes